PUBLICACIONES

“RESEÑA LIBRO “PENSAR /INVESTIGAR EN LA ERA DEL CONOCIMIENTO”


“Alberto Moya Obeso,  en la primera parte presenta la desconcertante tesis de que el sistema educativo, a cambio de desarrollar la mente y las destrezas intelectuales, las subdesarrolla. Tesis avalada con notables evidencias. Algún pensador llega a su misma conclusión: un sistema que informa y enseña contenidos, muy seguro deforma las destrezas intelectuales. Al menos, no parece requerirlas para mucho.

Y luego de un recorrido amplio, creativo y muy bien documentado por la filosofía, la sociedad, la ciencia y la tecnología, arriba a su tesis derivada: a postular los procesos del pensamiento como el soporte fundamental del modelo pedagógico/curricular”

Miguel de Zubiría Samper

Creador de la Pedagogía Conceptual Latinoamericana.
Expresidente de la Asociación Colombiana de Pedagogía y
ex vicepresidente nacional del Colegio Oficial de Psicólogos de Colombia.



Tengo el gran honor de introducir el libro del Profesor Alberto Moya Obeso, dedicado a discutir el rol fundamental de la investigación en la formación docente y discente. Se trata de un profesor muy comprometido con la necesidad de producir conocimiento propio en el contexto de la sociedad del conocimiento y de cuidar de la formación de los alumnos para que  produzcan conocimiento. En este sentido, considero que esta obra es bien actualizada, típicamente contemporánea, inserta en los retos del siglo XXI.

Históricamente hablando, el Autor discute con mucha convicción aspectos de la trayectoria de la educación en su país, cuestionando modelos reproductivitas dominantes y proponiendo cambios fundamentales en nombre del derecho de las nuevas generaciones de aprender bien.”


Pedro Demo


Profesor/Investigador Titular de la Universidad de Brasilia, Brasil.
PhD en Sociología por la Universidad de Saarbrucken(Alemania) y 
Post Doctor por  la Universidad of California at Los Ángeles(UCLA).





Alberto Moya Obeso*

Llanos Horna

(¿Historias/cuentos…? para sonreír)

Leí  de un tirón el libro “Historias trujillanas de periódico” de Segundo Llanos Horna. Y las sonrisas, aunque a veces también las carcajadas, me acompañaron de principio a fin. Un humor que   disfruté con alegría y que no conocía en sus  publicaciones, algunas de las cuales tuve la satisfacción  de tener acceso  como parte del trabajo académico que compartimos, verbigracia su “Prenotario de la investigación” y  “Periodismo pedagógico”, entre otras. Resalto estas porque Llanos Horna fue, durante buenos años, un   sobresaliente compañero de trabajo en  la  Universidad Nacional de Trujillo. Específicamente en el Departamento de Ciencias de la Educación-Facultad de Educación y Ciencias de la Comunicación, donde ambos, en calidad de docentes,  lidiamos  con materias de Metodología de la Investigación y  las de carácter pedagógico.

Segundo Llanos Horna, en la obra que comento,  llama   historias  de periódico (40 exactamente) al   producto de su creación que recorre  las más de 150 páginas del libro, luego de una lucha intelectual consigo mismo. En un principio él había pensado considerarlas como  cuentos (Proemio, p.15) y en otro momento, ni historias ni cuentos sino relatos que “toman como pretexto a la anécdota para reverdecer la historia” (p.64). Hasta que finalmente se decide por denominarlas historias, aunque con estas precauciones: a) es un género que requiere de una  innovación taxonómica y b) que por lo tanto el título “Historias Trujillanas de Periódico” es un nombre referencial. Es decir, en el contexto de lo que discute, no lo absolutiza; más bien abre  ventanas para que  emerjan otras interpretaciones, como la de Eduardo González Viaña.

El reconocido literato trilcista EGV, en el Exordio del mismo libro, plantea que “ Historias Trujillanas de Periódico, en efecto, no son historias ni cuentos ni simples anécdotas. Son las tres cosas porque…toman como pretexto la anécdota para contar hechos y, de paso, arrancarnos una sonrisa e iluminar la nostalgia, en medio de tácitas lecciones  periodísticas”.

Como se puede colegir, la obra de Llanos Horna no se puede  encasillar totalmente en un solo género de texto. Más bien entreteje la historia (en su versión descriptiva de los hechos), el cuento, la anécdota, lo pedagógico (aspecto enseñanza) y lo periodístico. Resultado: un texto de género complejo en el sentido de que la multiplicidad se transformó/sintetizó en uno. ¿Cómo llamar a este uno o al género de los  relatos que nos presenta  Segundo Llanos? no es pregunta gratuita. Por lo pronto ya preocupó a su autor y a González Viaña. Y el mérito de las obras no está solo en lo que allí se dice, sino sobre todo, en los caminos que abre.

Finalizando, “Historias trujillanas de periódico”, tal vez como ninguno de sus libros, refleje a Llanos Horna lo que es en términos de disciplinas científicas/humanísticas: un hombre transdisciplinar. Un intelectual que no sólo cultiva diversas disciplinas, sino que las integra. Su formación académica y/o práctica  en Lenguaje y Literatura, Pedagogía, Epistemología, Periodismo, Historia,  Derecho, Sindicalismo y Política no ha caminado cada una por su lado. Se han integrado para dar el libro objeto de esta reseña (*Decano de la Facultad de Educación y Ciencias de la Comunicación de la UNT/www.nicalconicopia.com).



 

Facebook:

Canal Youtube